Yoga Riberas / Noticias / Desarrollo sensorial

Desarrollo sensorial



El cuerpo humano, como sabemos, empieza a formarse a partir una célula fecundada por un espermatozoide. Está constituido por billones de células que funcionan a la perfección y armonía.
Aproximadamente 39 semanas después de la fecundación el feto está formado, listo para abandonar el calor del útero materno y enfrentarse a lo que será su primera experiencia traumática, el nacimiento.
En el momento del nacimiento, las glándulas suprarrenales liberan adrenalina (en cantidades superiores que en ataques al corazón) en el torrente sanguíneo para ayudar al bebé en ese difícil proceso. Unos de esos procesos es la función de los pulmones, que están llenos de líquido amniótico por lo que hay riesgo de asfixia, por lo tanto, la adrenalina los induce a que respiren por primera vez.

A tan temprana edad el bebé aún no tiene algunas funciones corporales desarrolladas como es el caso de la regulación de la temperatura corporal. El hipotálamo es el encargado de esa función, sin embargo, el recién nacido todavía no lo tiene desarrollado por completo por lo que necesita que le mantengan caliente.
Dentro del útero el bebé experimenta una temperatura de 38 grados, y a pesar de disponer de tejido adiposo blanco y marrón que actúa como capa protectora, una vez fuera del útero la pérdida de calor puede poner en riesgo la vida del bebé causando así una hipotermia.

El bebé nace con todos los sentidos activos y aunque la visión no terminará de formarse hasta los ocho meses, el olfato y el oído estarán completamente desarrollados al nacer.
El sentido del olfato es muy sensible. Dentro de las fosas nasales los nervios olfativos captan las partículas de elementos químicos que entran con el aire. Envían esa información al cerebro a través de una señal eléctrica que con el tiempo creará conexiones sinápticas y aprenderá a reconocer los olores y a identificar a la madre.
El sistema auditivo, totalmente desarrollado en el momento del nacimiento va perdiendo su función a lo largo de la vida. El recién nacido, cuando antes estaba en un espacio aislado, el útero, ahora se ve rodeado de ruidos y con el tiempo los sonidos fuertes acabarán dañando en mayor o menor medida los cilios, micro vellosidades en la cóclea encargados de percibir los sonidos.
Durante los primeros meses de vida el sentido que los bebés más utilizan para explorar el mundo es el tacto.
Los seres humanos disponemos de receptores sensoriales por toda nuestra piel. Las zonas de nuestro cuerpo más sensibles son: las manos, la cara y la boca. En la lengua existen 9.000 receptores sensoriales y es por ello que los niños se llevan a la boca cualquier objeto.
Los receptores de la piel mandan la información de lo que tocamos a través de impulsos eléctricos que viajan a gran velocidad (320 Km/h) por los nervios a la espina dorsal que a su vez envía la información al cerebro.
Aunque cuando se necesita una respuesta más rápida, como cuando al tocar una fuente caliente, es la misma espina dorsal la que manda la respuesta reflejo para apartar la mano de la fuente de calor.


---------- --------- -------

Clase de yoga para embarazadas: martes 10:30 a 11:30

Clase de yoga post-parto: jueves 10:30 a 11:30

Volver
En Septiembre Yoga Post-Parto En Septiembre Yoga Embarazadas
¡Envíanos un mensaje por WhatsApp!: +34679233023